fruta fresca julio

Beneficios de comer fruta fresca en la oficina

La mejor forma de llenar tu día de energía y ser mucho más productivo, es comiendo fruta fresca. Hoy en Los Manantiales te contamos por qué esta es la mejor forma de comer fruta.

OFIFRUIT | ✅ Llevamos FRUTA FRESCA a tu empresa

Actualmente el mercado ofrece múltiples productos bajo el eslogan de “saludables”, que muchas personas creen perfectos para picotear en el trabajo o casa. Sin embargo, existe un error muy extendido al creer que un producto que es bajo en calorías o que contiene fruta y otros alimentos beneficiosos para nuestra salud, son realmente saludables.

Ten en cuenta que aunque tenga pocas calorías, pueden contener un alto índice de azúcares procesados y grasas saturadas. Asimismo, el proceso de fabricación de un producto termina por matar muchos de los beneficios que sus ingredientes tienen. Por eso, si no sabes qué tomar entre horas, nosotros te recomendamos siempre: fruta fresca. Porque no hay etiquetas que leer, descifrar y entender, ya que es 100% natural.

¿Qué beneficios aporta la fruta fresca en mi día?

El principal y más importante beneficio de la fruta fresca es que te cuida por dentro y eso se nota por fuera. Se ha demostrado que el consumo regular de fruta fresca te permite mejorar tu salud en general, puesto que sus importantes propiedades antioxidantes te ayudarán con la regeneración celular que el paso del tiempo va dañando. Esto supone una inyección de vitalidad que notarás desde el primer momento.

Pero el consumo de fruta fresca de forma regular también ayuda prevenir posibles enfermedades futuras. Ten en cuenta que esto es muy importante en trabajos de oficina, pues suelen ser muy sedentarios y pueden favorecer la aparición de enfermedades como las de tipo cardiovascular.

De esta forma, mientras comemos fruta fresca en la oficina, no solo nos sentiremos más saludables, sino que ayudaremos a nuestro organismo a prevenir estas posibles enfermedades futuras.

Ese sedentarismo favorece también el aumento de peso, que unido al picoteo entre horas o a la falsa creencia de que es imposible comer bien en la oficina, puede favorecer la aparición de la obesidad y las enfermedades relacionadas con ella. Al introducir en nuestra dieta la fruta fresca, podemos mantener a raya nuestro peso, ya que aportandonos muy pocas calorías, nos produce un efecto saciante que nos hará sentir llenos sin haber comido mucho. Por algo es el alimento preferido por los nutricionistas online a la hora de picar entre horas…

Siguiendo esta línea, el consumo de fruta antes de las comidas, nos permite mejorar nuestros procesos digestivos en general, haciendo que sean mucho menos pesados y que no te hagan sentir cansado si tienes turno de tarde en tu oficina. Todo ello mientras te protege contra la deshidratación, pues su composición ronda un 80% de agua, y te ayuda a reducir los niveles más altos de colesterol. 

Chile: Valor de exportaciones de fruta fresca disminuyó un 23% en ...

Los importantes beneficios que la fruta fresca brinda a nuestro organismo, llegan también hasta nuestro cerebro y el sistema nervioso. Diversos estudios están actualmente analizando esta cuestión, buscando los puntos de unión entre la fruta y nuestro cerebro, pues se ha demostrado que la primera funciona como el combustible que nuestro cerebro necesita para actuar correctamente. Por ejemplo, ya se ha podido demostrar que existe una relación directa entre el consumo regular de fruta y el aumento de la capacidad de retención y recuerdo de la información.

Por último, tomar fruta fresca, te permite reducir los niveles de estrés que el trabajo diario puede generarte. Las largas horas frente a la pantalla del ordenador y las reuniones, afectan a nuestros niveles de concentración y produce que nuestro ánimo a seguir trabajando decaiga, sintiéndonos en ocasiones tristes por el exceso de cansancio. La fruta es una gran fuente de energía, por lo que parar y tomar una pieza de fruta fresca te ayudará a descansar durante unos instantes y al retomar te sentirás mucho más energético.

frutas de julio

Fruta y verdura de temporada en el mes de julio

Aunque muchas de las frutas y verduras de las que vamos a hablar la tenemos durante todo el año en nuestras tiendas, algunas de ellas son propias del mes de julio. Es cierto, que comparte alguna variedad con el mes de junio.

Tenemos muchas razones para no perder de vista la importancia que tiene consumir los productos de temporada.  Son varios los motivos:

  • Tienen más sabor
  • Tienen un mayor contenido en nutrientes al ser más frescos y tener un proceso de maduración natural
  • Suelen favorecer al bolsillo
  • La mayoría de las frutas y de las hortalizas se pueden congelar, por tanto, podrás disfrutar de ellas todo el año, haciendo disfrutar tu paladar y con un coste más bajo
  • Es beneficioso para el medioambiente, respetando los ciclos naturales
  • Puedes elaborar conservas y deshidratarlos
  • Comer las frutas y las hortalizas de temporada ajusta el metabolismo. Nuestro cuerpo tiene un reloj biológico ancestral

El mes de julio es el mes de…

Las llamadas frutas con hueso: albaricoque, cereza, melocotón, nectarina, níspero, paraguaya, peras amarillas, peras de san juan.

Las llamadas frutas refrescantes: melón y sandía. Nos queda por nombrar el higo, la breva y la frambuesa.

Aunque el tomate, el calabacín, la remolacha, el rábano y la calabaza hoy día lo encontramos en cualquier momento del año, es en julio y agosto cuando están en temporada de recolección.

Recetas con los productos de temporada

Licuado de remolacha

  • ½ remolacha fresca
  • 1 manzana
  • 2 zanahorias

Mermelada de higos

  • ½ kilo de higos muy maduros (así se necesitará menos azúcar)
  • 150/200 gr de azúcar natural de coco
  • ½  Limón
  • ½ Litro de agua
mermelada de higos
  1. Pelar y trocear los higos (córtalos en el tamaño que prefieras, a no ser que no te gusten los trocitos en la mermelada, entonces, deberás casi triturar)
  2. Pon en una olla los higos, el agua, el azúcar y el limón.
  3. Cocínalo todo a fuego lento. Remueve de manera regular con una cuchara de madera. Esta mermelada creará una ligera espuma, ve retirándosela tan como vaya apareciendo. Para evitar darle sabor utiliza una espumadera preferiblemente que no sea metálica.
  4. Cuando tenga la textura deseada, debes retirarla del fuego y dejarla enfriar.
  5. Una vez que esté fría, envásala en tarros de vidrio y cierre hermético. (Debes esterilizar previamente los envases, con una cocción de 15 minutos)

Puedes guardarlos en la nevera, en la alacena. Hay que evitar los lugares calurosos.

Si quieres hacer más cantidad y quieres que te duren todo el año, una vez que ya esté terminado todo el proceso, cuécelos a fuego suave durante 15 minutos.

frutas de verano

Las mejores frutas de verano

Dentro de unas semanas tenemos el verano aquí, y de hecho ya empieza a notarse con las altas temperaturas de estos días. Las frutas de verano llegarán a los mercados y a las fruterías en cuestión de semanas si no las tenemos ya… Descubre cuáles son estas variedades para que las incluyas en tu lista de la compra de nuestra tienda online de frutas.

Sandía

El color rosado de su pulpa se debe a la presencia de licopeno, que es un pigmento con capacidad antioxidante. Es una de las frutas con mayor contenido de agua (93 %) –por ello su valor calórico es muy bajo: apenas 30 calorías por cada 100 gramos–; por lo que es ideal para combatir la sed.

Melón

Su gran contenido en vitamina E lo hace una fruta con factores protectores contra el cáncer de pulmón, de mama y de próstata. Su bajo aporte en calorías y azúcar, así como su alta cantidad de agua, lo hace una fruta recomendada para niños, adultos e incluso para personas con diabetes. Su alto contenido en potasio (y bajo en sodio) potencia su acción diurética y favorece la eliminación de líquidos, contribuyendo a la prevención de enfermedades cardiovasculares, edema, hiperuricemia y gota.

Mango

El mango, considerado el “rey de las frutas” en la India, es una excelente fuente de betacarotenos, aportan cantidades importantes de vitamina C, además de suministrar potasio, magnesio y fibra. Es una fuente excelente de vitamina A, buena fuente de fibra, ácido fólico, vitaminas B, C y E.

Manzana

La manzana es un desintoxicante del hígado gracias a su contenido de cisteína. Además, ayuda a mejorar la memoria y a activar las funciones cerebrales debido a su contenido en fósforo. Es una buena fuente de fibra soluble, la cual puede ayudar a mantener estables los niveles de colesterol y glucosa sanguíneos, por lo que también es útil en la prevención de la diabetes tipo 2 y de las enfermedades cardiovasculares.

Piña

Favorece en la prevención de enfermedades crónico-degenerativas y contribuye a la formación de colágeno. Es fuente de vitaminas y minerales, contribuye al buen funcionamiento del aparato digestivo y a mantener la línea por sus propiedades diuréticas. Rica en hidratos de carbono de absorción lenta, posee proteínas vegetales y abundante en potasio, yodo y vitaminas A, B y C.

Albaricoque

Ofrece calcio, magnesio, potasio y muchos antioxidantes. El albaricoque es rico en vitaminas (provitamina A y vitamina C), y minerales (como el potasio, calcio y magnesio), mientras que también destacan por su contenido en betacaroteno y taninos. Es ideal en los niños, ya que ayuda en el crecimiento óseo, en los tejidos y en el propio sistema nervioso de éstos. Posee un gran poder laxante y ayuda contra la hipertensión y la gota.

Níspero

Es una de las frutas más consumidas durante esta temporada, lleno de antioxidantes, fibra y vitamina ofrece múltiples beneficios a nuestro cuerpo. El níspero es rico en una fibra soluble soluble, la pectina, la cual mantiene la humedad en el colon y funciona como un laxante natural.

Ciruela

Favorece el tránsito intestinal gracias a sus aportes de fibra. Las ciruelas son muy ricas en vitaminas, entre las que destacan la vitamina E,  aliada contra el envejecimiento y con un gran poder antioxidante; vitamina A y vitamina C. También posee gran cantidad de minerales, entre los que sobresalen el potasio, calcio, hierro y magnesio, por lo que ayudan a mejorar los estados depresivos, además de la anemia.

pH en Alimentos

Consumir alimentos alcalinos no ayuda a combatir el coronavirus

Como ocurre con casi todo los aspectos de la actualidad que nos rodea cada día, con la COVID-19 pasa lo mismo, y los bulos y mentiras surgen cada día. En este caso, la fake new que comentamos en este post, puede llegar perjudicial.

Circula una cadena de WhatsApp atribuida al «centro de virología de Moscú, Rusia» que asegura que la COVID-19 es inmune a los organismos con un pH mayor de 5.5 y que por tanto hay que consumir alimentos alcalinos que nos ayuden a subir el pH para contrarrestar el virus. En esta cadena se detallan algunos alimentos como el limón, el ajo, el aguacate, la piña o el mango. Es un bulo. Os lo explicamos.

Aunque es cierto que los niveles de acidez o alcalinidad del entorno pueden afectar al virus, no lo es que podamos cambiar el pH de nuestro cuerpo con lo que comemos y así combatir la infección por coronavirus.  Es decir, no por comer kilos de ajos y limón, subiremos el pH de nuestro cuerpo y aunque así fuera, esto no influiría en el virus.

El pH de nuestro cuerpo es neutro

El pH es la escala con la que medimos cómo de ácido o alcalino es un medio. Se mide con valores que van del o al 14 en los que el 0 es lo más ácido y el 14 lo más alcalino. El de nuestro cuerpo es neutro y no varía con lo que comamos.

Cuando estamos sanos, el pH de nuestra sangre y de nuestras células se mantiene bastante estable y en niveles neutros, explica a Maldita Ciencia Pepe Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III, en torno al 7,35 y el 7,45. Los pulmones y los riñones a través de distintos procesos son los encargados de regular estos niveles. Cuando los niveles se desequilibran en un sentido o en otro puede ser síntoma de algunas enfermedades, como la diabetes o determinadas intoxicaciones, y a la vez provocar otros problemas como arritmias, trastornos neurológicos o, en casos graves y prolongados, la muerte.

Matar virus no es igual en una superficie que en nuestro cuerpo

«Todos los virus mueren en pH extremos, tanto ácidos como básicos«, explica Alcamí, y por eso usamos para desactivarlos productos como la lejía. «Pero una cosa es inactivar el virus en superficies y otra inactivarlo a base de subir o bajar el pH del organismo. Nos sentaría mal beber lejía para inactivar al virus en la garganta por ejemplo. Es cierto que si nos matamos a base de subir o bajar el pH el virus no sobrevive porque no puede infectar nuestras células, pero me parece una solución muy radical«.

Cómo ayuda la Vitamina C al Sistema Inmunitario

Nuestro sistema inmunitario está diseñado para protegernos de las infecciones y enfermedades, y es increíblemente complejo. Dicha complejidad se debe a la cantidad y diversidad de tipos de células que reaccionan ante multitud de microorganismos diferentes.

Estamos continuamente generando células inmunitarias que desempeñan una labor excepcional de protección de nuestro cuerpo la mayor parte del tiempo. Pero para funcionar correctamente, nuestro sistema inmunitario requiere equilibrio y armonía, por lo que hay que tener en cuenta que los nutrientes que ingerimos a través de nuestra dieta ejercen una gran influencia en él.

Nuestras necesidades de ciertos nutrientes varían en función de una serie de factores, entre los que se incluyen los elementos externos tales como la estación del año en la que nos encontremos.

La vitamina C es uno de los nutrientes esenciales, sobretodo durante los meses de invierno, especialmente en relación al resfriado común, la gripe y los virus. Y no se trata de una simple suposición sin fundamento teniendo en cuenta que varias células del sistema inmunitario pueden acumular vitamina C y requieren de esta vitamina esencial para sus funciones.

Puede afirmarse que una carencia de vitamina C da lugar a una menor resistencia a ciertos patógenos, mientras que un mayor aporte mejora muchas de las funciones de nuestro sistema inmunitario.

De hecho, la investigación confirma que la presencia de vitamina C en el plasma sanguíneo y los leucocitos disminuye durante estados de enfermedad y estrés. Asimismo, los estudios han demostrado que la vitamina C mejora la producción y el funcionamiento de los fagocitos, que son los glóbulos blancos encargados de ingerir y absorber patógenos o liberar enzimas para acabar con ellos.

La vitamina C también es un antioxidante altamente efectivo que protege las células del cuerpo contra especies reactivas de oxígeno (ROS, por su sigla en inglés). Se cree que durante el desarrollo de una enfermedad se genera un exceso de ROS en el cuerpo.

Así pues, ¿deberíamos recargarnos de vitamina C para protegernos de los virus? Los científicos han debatido durante muchos años. Según los resultados de un reciente análisis de los datos disponibles llevado a cabo por la organización Cochrane Collaboration, puede afirmarse que la vitamina C reduce las probabilidades de coger un resfriado. Además influye en la duración y gravedad de los mismos.

En vista de estos datos y sabiendo que la carencia de vitamina C reduce nuestra resistencia a agentes invasores extraños y ayuda al sistema inmunitario, parece prudente incluirla dentro de un programa de suplementos. Esto resulta especialmente importante para personas de cierta edad, que lleven una dieta poco equilibrada o que no tengan acceso a fruta y verdura frescas.

Las frutas que tienen las mayores fuentes de vitamina C 

  • Frutas y jugos de cítricos, como las naranjas y pomelos
  • Kiwi.
  • Mango.
  • Papaya.
  • Piña.
  • Fresas, frambuesas, moras y arándanos.
  • Sandía o melón.

frutas y verduras en el confinamiento

Recomendaciones ante el confinamiento: Beber mucha agua, comer fruta y verdura y no tirar de precocinados.

Son algunas de las recomendaciones de la Consejería de Agricultura del Gobierno de la Andalucía para estos días de confinamiento derivado de la pandemia de la COVID-19.

Beber al menos 2 litros de agua al día para mantenernos hidratados, comer fruta y verdura al menos dos veces al día, reducir la ingesta de carne roja y no tirar de alimentos precocinados. Estas son algunas de las recomendaciones sobre alimentación que ha lanzado la Consejería de Agricultura en Andalucía para estos días de confinamiento derivado de la pandemia del coronavirus.

Para mantener la hidratación del cuerpo, además del consumo de agua, ayudan también las infusiones, sopas y sobre todo la fruta y verdura. Es recomendable el consumo de al menos tres piezas de fruta y dos de hortalizas al día, si son frescas y de temporada, mejor, como las que pueden encontrar en nuestras tiendas.

Además, se recomienda consumir cereales integrales procedentes de grano entero (pan, pasta o arroz integral) así como legumbres guisadas o estofadas, tratando de cocinarlas con verduras.

También se aconseja el consumo moderado de carne roja a una vez por semana y se recomienda elegir carnes de ave, conejo o cerdo. Asimismo, se deben evitar los embutidos y fiambres. Tanto en las carnes como en los pescados, lo adecuado es optar por técnicas de cocina bajas en grasa.

Recordad que el aceite de oliva es un ingrediente básico de la dieta mediterránea y que tampoco hay que olvidar la ingesta de frutos secos y semillas, siempre que sean naturales o tostadas.

Por último, se advierte de que los productos precocinados y la comida rápida no están recomendados porque aumentan el riesgo de padecer sobrepeso, obesidad y enfermedades asociadas.


#yomequedoencasa: el confinamiento por el coronavirus COVID-19 es una situación nueva a la que debemos adaptarnos en muchos sentidos, también en el de la alimentación. Una dieta adecuada, acompañada de un poco de actividad física, nos ayudará a sobrellevar la situación, no sólo a nivel físico, también mentalmente y como prevención de posibles enfermedades. La Dieta Mediterránea en nuestro contexto, y más en estos momentos de confinamiento, es la mejor opción ya que nos puede beneficiar por múltiples mecanismos. Más allá de conseguir tener alimentos para muchos días si el periodo de confinamiento se alarga (conservas, alimentos de despensa como legumbres y cereales, frutos secos, alimentos congelados…), lo que es interesante es combinarlo con aquellos alimentos y, en general un estilo de vida, que ayude al sistema inmunológico de alguna manera, y al estado anímico y emocional. Decálogo para una buena dieta en casa por el COVID-19 Para empezar te apuntamos diez recomendaciones para una dieta en el confinamiento por el coronavirus: 1- Incluir diariamente variedad de frutas y verduras. Los protagonistas de cada comida deben ser los vegetales y las frutas, sean cocido o crudos. La variedad en color también aporta variedad de propiedades antioxidantes: en las frutas cítricas como la naranja y las fresas; en las bayas y frutas rojas, con alto nivel de vitamina C y flavonoides; o las verduras amarillas, naranjas y las de hojas verde, que aportan betacaroteno, antioxidante relevante en la inmunidad de piel y mucosas. 2- Priorizar algunos alimentos: los cereales integrales y las carnes magras, grandes aportadores de vitamina B y aminoácidos para construir los componentes de sistema inmunológico así como hierro y zinc, las deficiencias de los que puede deprimir el sistema inmunológico. El yogurt y las bebidas lácteas fermentadas, que a través de sus microorganismos vivos actúan más allá de la inmunidad intestinal para aumentar la resistencia a estas infecciones y tener una microbiota saludable. Los frutos secos, que además de zinc contienen antioxidantes como el selenio y la vitamina E. Y finalmente a algunas setas y al ajo también se les ha atribuido efecto antiviral y antibacteriano. 3- Restringir ingredientes con alto nivel calórico y bajo nivel nutritivo. En el confinamiento es claro que el aporte calórico necesario es muy menor, por lo que todos los alimentos que aportan mucho azúcares simples y grasa (snacks, dulces y bollería, bebidas refrescantes, etc) así como el alcohol no serían buenos aliados en el confinamiento. Hay que tener claro que no sólo se debe tener en cuenta el aporte de calorías, sino también el origen de estas. Por ejemplo, 100 kilocalorías procedentes de fruta, verdura o frutos secos aportan muchísimos más nutrientes que 100 kilocalorías procedentes de bollería industrial, aunque aporte la misma energía. método del planto dieta 4- Elaborar menús con la combinación ideal. Hay que mantener las proporciones de los platos saludable: incluyendo una ración de verduras crudas al día, sumando hortalizas y frutas, y añadiendo legumbres y frutos secos para mantener una ingesta proteica suficiente y alternar con la carne y otros productos de origen animal. Un buena manera de hacerlo es con el “método del plato”. Todo ello en combinación con aceites saludables, primando el de oliva, y beber mucha agua, tés o infusiones calientes. 5- Adaptación en caso de estar enfermos. Si enfermamos en casa, hay que mantener una alimentación suave y nutritiva, priorizando fruta y verdura a la vez que se mantiene una correcta hidratación. La sopa de pollo y las grasas omega-3 del pescado pueden ayudar a aliviar algunos síntomas como el dolor de garganta y en la recuperación en estados gripales o catarrales. 6- La comida congelada, una aliada. En la situación de confinamiento necesario evitar salir innecesariamente y por lo tanto los alimentos congelados son una muy buena opción en la despensa. Siempre teniendo presente las instrucciones para una correcta congelación y descongelación, así como las recomendaciones según los alimentos. Hay que tener en cuenta sin embargo que una alimentación equilibrada debe incluir al menos una ración de verduras en crudo, 1-2 verduras cocinada y 2 de fruta frescas cada día. Lo mejor es combinar los productos frescos con aquellos alimentos que nos ayuden a alargar la necesidad de salir a comprar (conservas, alimentos de despensa como legumbres y cereales, frutos secos, alimentos congelados…). 7- Alimentos que contrarrestan el déficit de sol. El confinamiento puede incidir especialmente en muchas personas que no disponen de espacios y salidas que permitan tomar el sol un poco cada día. Esta carencia incide en el déficit de vitamina D, vitamina que se obtiene a partir de los rayos UVB de la luz solar y que es fundamental para la calidad ósea y evitar problemáticas como la diabetes tipo I, resistencia a la insulina, obesidad, patologías cardiovasculares, esclerosis múltiple, asma y, lo que es especialmente peligroso durante una pandemia, disfunciones inmunológicas. Se ha visto incluso que niveles bajos de vitamina D aumentan significativamente la probabilidad de padecer la gripe y otras infecciones agudas o empeorar las enfermedades autoinmunes. Esta carencia la podemos contrarrestar en casa con algunos alimentos: pescados azules (pueden ser en lata o conserva) como las sardinillas, los boquerones, las anchoas, el atún…, los lácteos (algunos además vienen enriquecidos con vitamina D) o los huevos. 8- Racionalizar el consumo. Es evidente que ante la etapa de inactividad que vivimos, debemos tener más en cuenta que nunca la cantidad de comida que comemos, que debe ser moderada ya que el consumo energético baja. Por tanto debemos ajustar raciones y evitar la tendencia a cocinar en exceso y a servir demasiada cantidad en el plato. 9- Evitar el desperdicio de comida. Comprar grandes cantidades de comida no ayuda a la infraestructura de las tiendas de comida o supermercados, que están suficientemente abastecidos, ni tampoco es una buena medida para llenar la despensa. Acaparar demasiada cantidad, especialmente de productos de pronta caducidad, puede conducirnos al desperdicio alimentario. Recordamos que es recomendable no comprar o consumir alimentos como snacks, bollería, refrescos, etc pues fácilmente sobrepasaremos la cantidad de energía que necesitamos. Si no los compras, no tendrás la opción. 10- Realizar actividad física. No nos debería preocupar sólo el peso, también la pérdida de masa ósea y muscular. La masa muscular es la encargada de mantener nuestra capacidad funcional y de alguna manera tener una masa muscular saludable es como un seguro de vida, ya que se vincula a mejoras metabólicas. De hecho, la inactividad física se vincula a una proinflamación y, a la larga, a una disfunción metabólica, tanto en el adipocito (donde se almacena la grasa) como en el músculo, proceso que puede ser mitigado para la actividad física, incluso, sin la pérdida de peso. Para combatir la inactividad y la práctica del deporte, en casa se puede realizar ejercicios dirigidos online, con bicis estáticas, subir y bajar escaleras, saltar a la comba… Sin embargo, aquellas personas que por el motivo que sea realmente no puedan realizar actividad en casa, deben ser especialmente cuidadosos con la alimentación. Como último consejo, si convivís en familia o con más personas, intentad hacer las comidas juntos/as, dedicando un tiempo adecuado y sin utilizar los móviles y las tablets. Además este puede ser un buen tiempo para cocinar con los niños y niñas y para probar nuevas recetas buenas y saludables!

Recomendaciones para una dieta en el confinamiento por el coronavirus

#yomequedoencasa: el confinamiento al que estamos sometido por motivo del coronavirus COVID-19 es una situación a la que debemos adaptarnos en muchos sentidos, también en el de la alimentación.

Una dieta adecuada, acompañada siempre de un poco de actividad física en nuestra propia casa, nos ayudará a sobrellevar la situación, no sólo a nivel físico, también mental y como prevención de posibles enfermedades por sedentismo.

Más allá de acumular alimentos para muchos días tales como conservas, legumbres, cereales, frutos secos, alimentos congelados, etc lo que es interesante es combinarlo con aquellos alimentos y, en general un estilo de vida, que ayude al sistema inmunológico de alguna manera, y al estado anímico y emocional.

Recomendaciones para una buena dieta en casa

Para empezar te apuntamos una serie de recomendaciones para una dieta en el confinamiento por el coronavirus:

Comer frutas y verduras. Los protagonistas de cada comida deben ser los vegetales y las frutas, sean cocido o crudos. La variedad en color también aporta variedad de propiedades antioxidantes: en las frutas cítricas como la naranja y las fresas; en las bayas y frutas rojas, con alto nivel de vitamina C (que ayudan al sistema inmunológico) y flavonoides; o las verduras amarillas, naranjas y las de hojas verde, que aportan betacaroteno, antioxidante relevante en la inmunidad de piel y mucosas.

La mitad de nuestra alimentación diaria tendría que estar compuesta por frutas y verduras

Priorizar alimentos como los cereales integrales y las carnes magras, grandes aportadores de vitamina B y aminoácidos para construir los componentes de sistema inmunológico así como hierro y zinc, las deficiencias de los que puede deprimir el sistema inmunológico. El yogurt y las bebidas lácteas fermentadas también son básicos, ya que a través de sus microorganismos vivos actúan más allá de la inmunidad intestinal para aumentar la resistencia a estas infecciones y tener una microbiota saludable. Los frutos secos son otro grupo que no podemos dejar de lado. Además de zinc contienen antioxidantes como el selenio y la vitamina E. Y finalmente a algunas setas y al ajo también se les ha atribuido efecto antiviral y antibacteriano.

Restringir ingredientes con alto nivel calórico y bajo nivel nutritivo. En el confinamiento es claro que el aporte calórico necesario es muy menor, por lo que todos los alimentos que aportan mucho azúcares simples y grasa (snacks, dulces y bollería, bebidas refrescantes, etc) así como el alcohol no serían buenos aliados en el confinamiento. Hay que tener claro que no sólo se debe tener en cuenta el aporte de calorías, sino también el origen de estas. Por ejemplo, 100 kilocalorías procedentes de fruta, verdura o frutos secos aportan muchísimos más nutrientes que 100 kilocalorías procedentes de bollería industrial, aunque aporte la misma energía.

Reparto a domicilio gratis

REPARTO A DOMICILIO GRATIS
Durante toda la época de confinamiento hemos activado un servicio de reparto gratuito para las zonas de:
FUENGIROLA – MIJAS COSTA – BENALMÁDENA
ARROYO DE LA MIEL – TORREMOLINOS

Realiza tu pedido por Whatsapp en el número de teléfono 625 44 44 83
https://losmanantiales.es/

¿Conoces todas nuestras tiendas?
El Pinillo (C/ Antonio Alcaide Sanchez. Torremolinos)
El Calvario (Rafael Quintana Rosado, 12.Torremolinos)
Fuengirola (Avenida de Mijas, 20. Fuengirola, Málaga)
Los Boliches (Avenida Los Boliches, 70. Fuengirola, Málaga)

Y recuerda que ahora el reparto a domicilio es gratis.
Haz tú pedido por whatsapp en el 625 44 44 83

Frutas y verduras de temporada: marzo

Para aprovechar bien todas las verduras y frutas, lo más importante siempre es saber qué tipo de alimentos podremos encontrar en cada mes del año. La mejor forma de saber que frutas y verduras nos depara el mes de marzo en España es recortando este cuadro que no dejamos.

Como verduras y hortalizas tenemos acelgas, alcachofas, apio, calabaza, cebolla y cebolleta, coles de bruselas, coliflores, endibias, espárragos trigueros, guisantes, habas y judías verdes, lechugas en todas sus variedades, col lombarda, nabo, puerro remolacha, repollo, tomate y zanahorias.

Como frutas y cítricos encontramos el aguacate, fresas y fresones, limones, kiwis, manzanas en todas sus variedades, naranjas, peras, piñas, plátanos y pomelos.

Para descargarte si lo deseas en un PDF de alta calidad con la infografía que ves a continuación. Para descargarlo solo tienes que hacer clic en este enlace y luego usar la opción descargar.

También te proponemos como siempre que la guardarla en tu biblioteca de iPad, iPhone o smartphone y así evitar el gasto de papel y tenerlo a mano siempre que lo desees para verla con detenimiento.

La información contenida siempre en la web de Los Manantiales tiene un carácter informativo, divulgativo y/o comercial.

Consulte siempre con su especialista en nutrición o con un médico en caso de tener alguna duda de carácter nutricional. Y recuerda… lo más importante siempre es seguir una dieta variada y un estilo de vida saludable.

¿Cómo conservar las frutas y verduras correctamente?

Conservar las frutas y verduras frescas, no es una tarea sencilla. Creemos que lo estamos haciendo bien pero al abrir la nevera, nos encontramos con la gran sorpresa. Ese alimento que parecia que iba a durar mucho, aparece en mal estado.

Para ello, desde Los Manantiales, vamos a darte algunas claves sobre como debes de conservar las frutas y verduras, para asegurarnos de que duren el mayor tiempo posible.

1- Debes de lavarlos antes de guardar.

Da mucha pereza, lo sabemos, pero debemos de lavar bien la fruta o verdura que hemos comprado en nuestra fruteria de confianza ya que puede tener restos de tierra que perjudique su conservación.

Algunos alimentos como las fresas, frutas del bosque o la hierbabuena, acortan su vida cuando se lavan. Lo recomendable es lavarlos justamente cuando vas a consumirlos

2. Separa los alimentos.

Las frutas y verduras tienen unas propiedades y características diferentes. Es por ello que debes de separar los alimentos que maduran antes, ya que puede echar a perder otros alimentos que tardan en madurarse.

3-No recurras siempre a la nevera.

Cuando venimos de la fruteria, el primer tic que tenemos es meterlo todo en la nevera. Esto es un error muy frecuente. Algunos alimentos como las patatas, las cebollas o los ajos, conservan mejor sus propiedades fuera de la nevera.

4. Congela para no desperdiciar.

Aunque no hay costumbre en ello, se puede congelar las frutas y verduras para mantenerlas en óptimas condiciones para su consumo.

La manera más eficiente para congelar la fruta es lavarlos y secarlos bien antes. Para las verduras el proceso es distinto. Lo mejor es escaldarlas para meterlas al congelador: se echa en agua hirviendo y seguidamente agua con hielo. Una vez esto, secalo muy bien y ya está listo para congelar