frutas de julio

Fruta y verdura de temporada en el mes de julio

Aunque muchas de las frutas y verduras de las que vamos a hablar la tenemos durante todo el año en nuestras tiendas, algunas de ellas son propias del mes de julio. Es cierto, que comparte alguna variedad con el mes de junio.

Tenemos muchas razones para no perder de vista la importancia que tiene consumir los productos de temporada.  Son varios los motivos:

  • Tienen más sabor
  • Tienen un mayor contenido en nutrientes al ser más frescos y tener un proceso de maduración natural
  • Suelen favorecer al bolsillo
  • La mayoría de las frutas y de las hortalizas se pueden congelar, por tanto, podrás disfrutar de ellas todo el año, haciendo disfrutar tu paladar y con un coste más bajo
  • Es beneficioso para el medioambiente, respetando los ciclos naturales
  • Puedes elaborar conservas y deshidratarlos
  • Comer las frutas y las hortalizas de temporada ajusta el metabolismo. Nuestro cuerpo tiene un reloj biológico ancestral

El mes de julio es el mes de…

Las llamadas frutas con hueso: albaricoque, cereza, melocotón, nectarina, níspero, paraguaya, peras amarillas, peras de san juan.

Las llamadas frutas refrescantes: melón y sandía. Nos queda por nombrar el higo, la breva y la frambuesa.

Aunque el tomate, el calabacín, la remolacha, el rábano y la calabaza hoy día lo encontramos en cualquier momento del año, es en julio y agosto cuando están en temporada de recolección.

Recetas con los productos de temporada

Licuado de remolacha

  • ½ remolacha fresca
  • 1 manzana
  • 2 zanahorias

Mermelada de higos

  • ½ kilo de higos muy maduros (así se necesitará menos azúcar)
  • 150/200 gr de azúcar natural de coco
  • ½  Limón
  • ½ Litro de agua
mermelada de higos
  1. Pelar y trocear los higos (córtalos en el tamaño que prefieras, a no ser que no te gusten los trocitos en la mermelada, entonces, deberás casi triturar)
  2. Pon en una olla los higos, el agua, el azúcar y el limón.
  3. Cocínalo todo a fuego lento. Remueve de manera regular con una cuchara de madera. Esta mermelada creará una ligera espuma, ve retirándosela tan como vaya apareciendo. Para evitar darle sabor utiliza una espumadera preferiblemente que no sea metálica.
  4. Cuando tenga la textura deseada, debes retirarla del fuego y dejarla enfriar.
  5. Una vez que esté fría, envásala en tarros de vidrio y cierre hermético. (Debes esterilizar previamente los envases, con una cocción de 15 minutos)

Puedes guardarlos en la nevera, en la alacena. Hay que evitar los lugares calurosos.

Si quieres hacer más cantidad y quieres que te duren todo el año, una vez que ya esté terminado todo el proceso, cuécelos a fuego suave durante 15 minutos.